jueves, 22 de noviembre de 2012

DIFERENCIAS ENTRE DAÑO MORAL Y DAÑO PSÍQUICO


La definición de los conceptos daño moral y psíquico representa uno de los aspectos más difíciles y controvertidos de la Psicología Jurídica y no existe mucha literatura científica clarificando dichos términos. En los blog, medios de comunicación y en la propia Jurisprudencia, habitualmente se utilizan diferentes términos para referirse a una misma situación con connotaciones similares como: daño psíquico, daño moral, lesión psíquica, padecimiento psíquico,  y violencia psíquica. Como consecuencia de ello, la intervención del perito que utiliza esto términos, puede resultar confusa y controvertida. Por lo tanto es esencial que el perito psicólogo tenga claro que se está refiriendo al utilizar cada uno de éstos términos.

Si atendemos a las definiciones del daño moral, se entiende según la jurisprudencia como "el quebranto moral o anímico que una persona sufre por los actos dolosos, culposos o negligentes" (Sentencia de la Audiencia Provincial Almería núm. 400/1999 (Sección 2ª), de 12 noviembre, o bien: "el daño moral está constituido por los perjuicios que, sin afectar a las cosas materiales susceptibles de ser tasadas, se refieren al patrimonio espiritual, a los bienes inmateriales de la salud, el honor, la libertad y otros análogos" (Sentencia de 28 de febrero de 1999), y también se considera "como toda aquella detracción que sufre el perjudicado damnificado y que supone una inmisión perturbadora de su personalidad" (Sentencia del Tribunal Supremo núm. 139/2001 Sala 1ª, de 22 febrero).

Por lo tanto desde un punto jurídico el daño moral seria un quebranto anímico, sufrimiento emocional y/o perjuicio inmaterial. Se trata por lo tanto de un dolor psíquico que sin llegar a ser patológico, conlleva un cierto desequilibrio emocional/espiritual limitado en el tiempo. Dicho daño moral puede ser la consecuencia de un perjuicio, daño físico o acoso moral. Una característica esencial del daño moral es que es consciente, es decir el propio sujeto tiene conciencia de dicho malestar moral, no este el caso del daño psíquico que puede ser inconsciente.
El daño moral repercute en la capacidad del sujeto de gozar o limitan su satisfacción, pero no modifican su estructura de personalidad anterior al hecho traumático y suele desaparecer cuando ya no existe la causa de dicho malestar.

 Desde un punto de vista psicológico-legal el daño  psíquica es la: "alteración o deterioro de las funciones psíquicas de una persona como consecuencia de un accidente o traumatismo que puede ser objeto de un resarcimiento" (Lartigau Fábregas, T., 1999). Soy partidario del uso de lesión psíquica en lugar de daño psíquico, ya que la primera tiene la mayor connotación médica y denota estabilidad en la personalidad del individuo que lo sufre, es decir la lesión perdura en el tiempo. Para la valoración de dicho daño será necesario determinar la pérdida de la estructura o función psicológica por un lado y por otro sus consecuencias sobre el psiquismo de la víctima.

El lesión psíquica necesariamente lleva consigo la aparición de unos síntomas que traer como consecuencia una patológica de naturaleza psíquica o física clasificable por el DSM IV o el CIE 10.

En conclusión el daño moral se equipara con aquellas situaciones de sufrimiento, angustia o padecimiento referidas al ámbito espiritual, al honor, a la pérdida de disfrute de personas o situaciones, y es limitado en el tiempo. En cambio el daño psíquico es considerado como una afección con entidad propia, que provoca en el sujeto que la padece una alteración en sus funciones psíquicas objetivables (medibles, cuantificables y clasificables nosológicamente), de distinta naturaleza que las actividades precedentes al hecho traumático.

Francisco J. Arroyo Ortega
Perito jurídico y forense.

4 comentarios:

  1. Excelente diferenciacion conceptual.Gracias mil.

    ResponderEliminar
  2. muy claro!!!. ahora hay diferencia entre trastorno psíquico y daño psíquico. ya que se puede observar que no todo trauma es daño.

    ResponderEliminar